Subscribe:

5.16.2013

El viaje que cambió mi mundo (Parte 1)

Me he sentido muy feliz en varias ocasiones de mi vida.  Cuando era pequeña y conservaba mi inocencia, me hacían feliz cosas más triviales que para mí estaban llenas de magia. Al pasar el tiempo, por alguna razón que desconozco y que no pienso tratar de descubrir en esta entrada, la felicidad se le vuelve a uno un poco más escurridiza y elaborada. Y entre esos sueños que anhela uno desde que descubre que podrían devolver toda esa felicidad que alguna vez se ha sentido, están cosas que todo el mundo quiere, como por ejemplo, casarse con una persona que esté destinada exclusivamente para uno; una que nos haga sentir completos, protegidos, una con la que seamos el mejor equipo, una que a lo largo del resto de nuestra vida nos haga felices. Eso, felices. Y si, entre muchas otras cosas de mi vida de soltera que he mencionado a lo largo de este blog (como graduarme de la U, por ejemplo), por decirlo de alguna manera, casarme me ha dado una felicidad infinita que no puedo explicar ni describir.

Y entre otros sueños comunes de gente normal también encontramos muy común querer viajar a Japón. Algo realmente complicado, pensé en algún momento; sin embargo, no lo fue. Admito que al principio le tenía muy poca fe a poder lograrlo, pero gracias a que cuento con el mejor compañero de aventuras, pude programarme junto a el y el resto es historia.

¿Alguna vez han sentido que están teniendo un sueño único, increíble, donde pueden ser lo que siempre han querido, donde se sienten en casa y del que no quieren despertar jamás?. Así me sentí yo mientras estuve allá, y no, no me quería regresar a esta realidad desde donde les escribo ahora. Pero regresar no fue tan malo, me dio una nueva meta, un nuevo sueño: Volver a Japón!!!

Desde qué llegue al aeropuerto de Narita me sentí en otro planeta, literalmente. Uno se imagina que las cosas serán diferentes, pero no podíamos dejar de sorprendernos. Primero que todo era enorme, mucha gente, los avisos en japonés, cosas desconocidas, gente amable, calor. En fin, desde el principio la aventura es única! Unos minutos después ya teníamos conexión a internet con nuestro modem wi fi inalámbrico que reservamos por internet y que nos permitió estar conectados en todo momento y hacer uso de Google maps, Google drive, 4sq y demás aplicaciones que en estos tiempos le facilitan a uno la vida. Luego de cambiar nuestros pases para el shinkansen, lo más increíble fue viajar desde Narita hasta Tokyo en un tren bala. Recuerdo cuando llegamos a la estación de Tokyo y quedamos anonadados! Primero que todo, yo nunca había estado en una estación de tren, metro, ni nada parecido, y segundo: era gigante!!! De ahí en adelante podría sinceramente escribir un libro con mis impresiones y se aburrirían, por eso voy a dejarles un pequeño recorrido visual día a día con los sitios a los que fui y mis impresiones puntuales de cada uno. Comencemos por Tokyo, la primera ciudad que nos recibió llena de gente, luz y color!

Día 1. Museo Ghibli - Tokyo Tower - Roppongi - Odaiba


El primer día de sorpresas! Entre lo mágico del Ghibli Museum, la belleza de la torre de Tokyo, las Sakuras en flor y la magnificencia de la estatua del Gundam, a uno se le olvida sinceramente su cumpleaños! Aunque en este caso no era el mío, era el de mi esposo! Y sí, se le olvidó que estaba cumpliendo años. No lo culpo, uno se queda perplejo ante tanta belleza.  Para rescatar les quiero decir que la Torre Mori no es muy conocida, pero es un excelente lugar para ver la torre de Tokyo confundirse con el resto de la ciudad, el paisaje es único, aunque la entrada es paga, adentro se puede disfrutar de un museo de arte muy genial y de tienda de souvenirs, recomendado sí quieren fotografiar la torre de Tokyo completa.  La torre Mori queda en Roppongi, en el mismo lugar donde encuentran una estatua de una araña gigante bastante extraña! ¿Por qué esta ahí? ¿Qué significa? No se. Es una de esas cosas random que nos encontramos en Japón y a la gente le parece muy normal!

Sobre Odaiba, una pequeña isla artificial a la que accedemos a través del Rainbow bridge, debo decirles que tiene un centro comercial llamado Venus Fort que es muy genial, eso si, vayan temprano porque nosotros no logramos encontrar los almacenes abiertos! (Y menos mal, porque me hubiera gastado todo el efectivo el primer día :p) Tiene muchísimas tiendas de ropa, accesorios, restaurantes y zona de juegos, si mal no recuerdo. Y en la entrada tiene una de las ruedas de Chicago más enormes que he visto en mi vida! La vista de Tokyo desde Odaiba es única! Se puede observar la torre de Tokyo detrás del Rainbow Bridge y claro, también encontramos una réplica de la estatua de la Libertad!! No pregunten...

Día 2. Shinjuku - Tokyo Metropolitan Tower - Shinjuku Gyoen National Garden - Harajuku - Meiji Jingu Shrine - Shibuya


Seguimos con la boca abierta y no es para menos.  Este día hicimos un recorrido único que nos dejo demasiado cansados pero cada paso doloroso valió la pena!! De este día rescato mucho mucho el Templo Meiji, aquí es donde empieza realmente a sobresalir el Tokyo Tradicional y es impresionante! Y si quieren sentirse dentro de una pintura antigua, TIENEN que ir al parque nacional de Shinjuku, es bellísimo, nunca había visto una extensión de tierra que pareciera un sueño, un pedacito de cielo en la tierra! Kilómetros y kilómetros de árboles gigantes florecidos de Sakuras, lagos llenos de pétalos, árboles milenarios y un montón de turistas, eso si. 

Por ultimo, pero no menos impresionante, cumplí un sueño dentro un sueño: fuimos a la estación de Shibuya a ver la estatua de Hachiko y como toda una amante de los perros casi me pongo a llorar pero la felicidad le ganó a las lágrimas!!! Y ni hablar del Shibuya Crossing; tal cual lo han visto en las películas, tal cual es personalmente, pero como todo, la experiencia personal es la que cuenta!!  Aquí en Shibuya encontramos por casualidad un restaurante de sushi donde debíamos ordenar a través de un computador, incluso las bebidas, y debo decir que la experiencia fue única, extraña pero gratificante, tanto, que luego no hicimos sino buscar sitios de estos donde el sushi es a 100 yenes y delicioso!  Aquí les dejo unas góticos para que se hagan una idea, la carita enojada era para que la cinta transportadora se moviera y se llevará la bandeja donde llegaban los pedidos :p. Todo allá es súper genial, ¿no?


Bueno gente, por ahora los dejo, debo seguir escribiendo el siguiente post :) Por ahora, recibo inquietudes puntuales que tengan para respondérselas en la próxima entrega! Espero que les haya gustado este pedacito de Japón que he compartido con ustedes!  Ahí se ven!

3.19.2013

Nos vamos para Japón, estoy sentimental y miles de demonios

Empecemos por el principio: Nos vamos para Japón! Si, Japón, la isla de los japonesitos raros. Yay! n_n Podría escribir como mil entradas explicando por que carajos, de todo el inmenso abanico de posibilidades, escogimos esta. Pero lo dejare para el post de cuando regresemos, porque seguramente tendré un millón de cosas que contarles sobre esta experiencia única. Lo único que puedo decirles por ahora es que yo consigo todo lo que me propongo, y estoy segura de que ustedes también pueden, todos podemos. Es cuestión de organizarnos y actuar. Si, actuar, porque planear sin actuar nos deja exactamente en el mismo lugar. Este era un sueño muy grande para mi, ustedes más que nadie lo saben. Los que me han leído por años se darán cuenta de que me encanta esta cultura, tiene algo mágico que me ha atraído desde que estaba pequeña, me siento identificada con muchas de sus ideas locas, con muchas de sus ideas de espiritualidad, originalidad, tradición, con muchas de sus locuras, en fin. Y esto ha sido un gran logro en mi vida personal del cual me siento totalmente orgullosa. No fue fácil, porque si lo hubiera sido, no hubiera valido tanto la pena (porque se que lo hará) ni sería tan gratificante (como ya lo es) Rodéense de gente que les aporte, con la que compartan los mismos ideales, la misma buena vibra y verán como pueden alcanzar las estrellas si así lo quieren. No les digo más nada por ahora porque les alargo la entrada y como ya no leen, se me aburren.

Segundo, estoy sentimental. ¡Qué sorpresa! Yo ni siquiera se sí esto es relevante. Simplemente quise escribirlo porque así me tranquilizo ya saben, esta es mi forma de hacer catarsis. No se sí será la luna, la emoción del viaje, la pensadera (como le llaman algunos), la idea de querer nuevas cosas en la vida y compartirlas con alguien más. Los años de trabajo en el mismo lugar, las circunstancias, los comentarios, los nuevos retos. En fin, ando sentimental, quizás en serio sólo sea la luna. Lo importante es que sentimental o no, estoy feliz. Punto.

Uno de los demonios que llevo adentro me ha hecho escribir estas cosas en la aplicación de Blooger de mi iPad (si, les presumo que tengo uno). Últimamente lo que hago es escribir en la aplicación de notas que se quedan en este aparatucho sólo para mi. Lo bueno es que al menos sigo escribiendo, lo malo es que no le he dado continuidad a mi blog. Pero como dije en mi entrada pasada, al menos ya me di cuenta de eso, y por eso hoy exorcizo un demonio escribiendo aquí. Vamos a ver que más resulta de todo este tiempo de felicidad y reflexión. Quizás los momentos de reflexión puedan servir para alimentar este espacio. Tal vez no. Ya veremos.

Los dejo, nos leemos pronto, quizás me anime desde Japón! Deséenme éxitos :)





3.08.2013

Estamos jodidos

Pues si, eso, estamos jodidos! Estamos jodidos porque hoy me puse en mi rato de ocio (media tarde, no le digan a mi jefe) a repasar todos aquellos blogs que me entretenían en viejas épocas, que me hacían escribir, me inspiraban, me alegraban y me hacían sentir identificada con sus autores (muchos de los cuáles nisiquiera conocía) y terminé triste, aburrida y preocupada, y lo único que se me vino a la cabeza después de eso fue: Estamos Jodidos.

Y lo estamos. ¿Qué nos ha pasado? ¿Crecimos? ¿Maduramos? ¿Encontramos otras formas de desahogarnos, de compartir nuestros sentimientos y nuestras experiencias? ¿Pasamos de moda? (Huy! Eso último me dolió!) Personalmente, lo único que me ha pasado es que ahora soy muy feliz y ya les he dicho miles de veces que la gente feliz no escribe. Lo he estado intentando este año, de verdad que estoy tratando. Incluso, tengo varios escrios en mi iPad (cof cof) que pensé en algún momento subir a este espacio, pero no he encontrado el tiempo ni las ganas. Esa es la triste realidad, la realidad que me preocupa. Y es entonces cuando pienso en todos mis amigos de la blogósfera y en todo lo que hacíamos sin vernos. En todo lo que podíamos lograr con unos cuantos posts, buena actitud, constancia y quizás el MSN. Y ahora somos todos un buen recuerdo de una época que muchos no vivieron (pobres de ellos), pero que nosotros recordaremos como la época dorada de los blogs.

http://blog.bloguzz.com/wp-content/uploads/2011/09/tipos-de-blogs.jpeg

¿Dónde quedaron los martes de tetas del Sr. Turint? ¿Los posts de "esto sólo me pasa a mí" (Y que nos pasaba a algunos más que a otros) de María y su Próxima Cosecha? ¿Los chistes hueseros de Pendiolo? ¿Los poemas profundos y desgarradores de Icelus que nos hacían suspirar a más de una? ¿Las geniales, únicas e irrepetibles caricaturas de Natsu? ¿Los espontáneos y fluidos poemas de Migu? ¿El EGO hecho mujer de Costennita? ¿Los super ñoños y divertidos posts de Lucas? ¿Las perfectas reflexiones del Sr. Theraq? ¿La vida del Sr. Gerente? Y todos esos amigos invisibles, creativos, llenos de ideas para compartir, opiniones que dar y pensamientos para reflexionar.  Se han ido perdiendo con el tiempo, se han ido quedando sólo en nuestra memoria, se han vuelto una página con un archivo enorme de entradas viejas, copiosas, movidas, comentadas, que lleva más de un año sin actualizarse. Se han convertido en pensamientos dispersos, opiniones esporádicas, post para no dejar "morir el blog".

Yo hablo con muchos de ellos, nos encontramos en el cyber espacio, en otros rincones que ahora son más conocidos, más populares, más acogidos, cómo lo fueron los blogs en otra época. Me siguen pareciendo unas personas que me aportan mucho, me divierten, me entretienen, me hacen sentir en "casa" e incluso, algunos de hecho, se han convertido en mis amigos de la "vida real". Siguen sintiendo, pensando, opinando etc. pero no escribiendo. No puedo hablar por ellos, ni juzgarlos, ni reprocharles. Lo único que puedo hacer, y que realmente hago, es extrañarlos. Extrañar sus entradas mágicas e irreales, sus letras de amor, odio, inconformismo, amistad, dolor. Extrañar sus "casas" en donde siempre era bien recibida, era una invitada de honor y me trataban como tal. Los extraño. Extraño sus letras, sus blogs, de la misma manera en la que también extraño el mío...

Estoy jodida. Al menos ya dí el primer paso: Darme cuenta.

Nota: Para acceder a las memorias de los blogs más geniales, remitirse a la barra de: Ellos también rulean!

1.02.2013

El fin de una era

Ese 21 de Diciembre me desperté como cualquier otro dia del resto del año. En una cama, sola, al lado de Peque el Petete y Wall-E. Me quedé acostada un rato intentando tratar de escuchar cualquier sonido anormal que viniera del exterior. Nada. Silencio. Que extraño fin del mundo, pensé. Me levanté y me costó trabajo; era viernes al fin y al cabo. Agarré las cosas necesarias para ducharme, y proseguí con paso lento hacia el baño.  Me encerré.  Me senté en la taza del baño y esperé. Quizás estaba esperando que las bolas de fuego me terminaran de despertar, o que la familia con la que vivo hiciera sonidos extraños detrás de la puerta y al abrirla me diera cuenta que estaban convertidos en zombies y me tocara terminar con sus vidas uno por uno. Ugh, no es tan genial si uno lo piensa bien.

No pasó nada.  Ni cuando iba camino al trabajo, que me la pasé mirando el cielo sin parpadear, esperando ver 3 soles, 2 lunas o la alineación de los planetas. Nada. Era un día hermoso, soleado y las nubes conformaban esas figuras extrañas que mi cabeza piensa que forman.  No pasó nada.  El día entero transcurrió entre el computador y la planta, entre la rutina y los chistes sobre este día, entre las noticias de siempre y los acontecimientos de nunca. Se me pasó la tarde y no tembló, ni siquiera se develaron los extraterrestres que viven entre nosotros. Nada.

Al llegar a mi casa por la noche, me senté nuevamente en la cama y casi al final del día, antes de volver a dormirme, lo entendí. No era el final del mundo. Era el final de una era. Una era en mi corazón. El cambio estaba por dentro, así debía ser. No es como si hubiera cambiado algo dentro de mi en un momento de reflexión. Era el hecho del auto descubrimiento, el hecho de concientizarme de todas las cosas que he cambiado en mi interior y de descubrir que debo cambiar muchas más. Era el fin del rencor, de los lamentos y las decepciones y el inicio de la creación, del despertar, de la construcción de cosas más bellas y mejores. 

Al final entendí que las bolas de fuego, los terremotos, los zombies y todas esas cosas horribles también las lleva uno en el corazón. Y también nos destruyen, sólo que no nos damos cuenta o cuando lo hacemos es demasiado tarde.

Ese 21 de Diciembre me desperté como cualquier otro día del año, pero me acosté renovada, única, especial y en sintonía con lo que me rodea, como los próximos días del resto de mi vida. Hasta que Dios me llame con El.

http://html.rincondelvago.com/000191670.jpg

12.19.2012

Hoy es el día

Hoy es el día en que te estoy amando más que nunca. Mis ganas de verte se alborotan y se juntan con las gana de besarte y adorarte para siempre.

Hoy es el día en que toda la suerte del mundo me rodea, me llena de energía, me cambia la vida y me llena de sorpresas.

Hoy es el día que no me doy por vencida, a pesar de todo no me rindo, no cedo, no pierdo mi terreno, no me amedrento, me siento viva y triunfadora.

Hoy es el día en que la belleza me acompaña, me siento otra, renovada, los años no me pasan en vano, la belleza no es sólo lo que muestro por fuera, es la otra belleza, la que se proyecta, la que me llena de fuerza.

Hoy es el día en que me siento viva, amada, feliz y soñada. Hoy no podrán dañarme las miradas que critican, las calumnias infundadas, los chismes de pasillo, la envidia sin sentido. Hoy soy grande y me quiero, me quieren y aunque a veces me hieren, hoy no me duele.

Simplemente, hoy es el día. Uno de esos buenos...


Que tengan uno de esos días hoy.

11.30.2012

¿Eres tu o soy yo?

Hoy me he puesto a pensar en qué tan fácil nos resulta a veces (a unos más que a otros) hacer sentir mal a alguien. Y me he preguntado también si somos la única especie en la tierra que lo hace. No creo tener que buscar la respuesta porque pienso que es bastante obvia, y es entonces cuando lo que realmente me da tristeza es recordar lo mierda que puede ser la raza humana para con sus iguales; porque claro, en la raza humana NO TODOS somos iguales: Están los ricos, los de clase media, los pobres, los de clase media que se creen ricos y los ricos que se creen multimillonarios, los blancos, los negros, los amarillos, los inteligentes, los que no lo son tanto, los heterosexuales, los homosexuales, los cristianos, los musulmanes, los católicos, los protestantes, los que creen en el Monstruo del Spaguetti Volador, los que se burlan de esos últimos; los ñoños, los frikis, los otakus, los geeks, los que no tienen ni idea de la diferencia entre todos los anteriores; los ateos, los que son ateos pero creen, los que creen en el amor, los que no creen ni en su madre. Los que sueñan y los que esperan, los que se divierten destruyendo sueños, los que aman el futbol, los que no y así podría quedarme infinitamente escribiendo esta entrada. 

Y también existen los que muy seguramente entran a este espacio a criticar destructivamente o a burlarse. Esos últimos me dan igual. El punto es que hemos nacido con esas barreras y prejuicios, esas diferencias que en vez de enriquecernos como especie, han hecho que las diferencias sean mas marcadas y en muchísimos casos irreconciliables. Y que tristeza. Que tristeza que entre más tiempo pasa, la humanidad se vuelve más intolerante, más bélica, más egoísta y lo que me resulta peor, más indiferente. ¿Sabemos hasta dónde vamos a llegar? ¿Será que de verdad lograremos llegar a algún lado?

Aún me queda un poquito de fe en nosotros, en mi, en ti, en ellos. Muy, muy poquita. Porque a pesar de todas las cosas horribles que veo en televisión, en los periódicos y en internet, y a pesar de que en el día a día me tropiece con gente que desde el fondo de su corazón sólo reparte odio, envidia, amargura y rencor, sé que existe gente ejemplar, gente que lucha, que cree en nobles causas, que enseña, que ama, que ayuda, que construye para bien. Son pocos, lo sé, pocos al igual que mi esperanza, pero ya saben lo que dicen: La esperanza es lo último que se pierde.

Ojalá que en vez de estar haciendo chistes pendejos y fuera de contexto, la gente leyera más sobre las famosas profesías Mayas, o incluso, se detuviera 5 minutos a ver a su alrededor y reflexionar un poquito, a entender que debemos cambiar muchas cosas en este mundo pero que debemos empezar por nosotros mismos, porque si seguimos así, les digo de corazón, que lo mejor que le podría pasar al mundo, es que en serio se acabe. Porque esto es lo que resulta cuando me hacen sentir como mierda cuando empieza el último mes del temido 2012, porque así somos todos de vez en cuando.

11.21.2012

Está muerta

 

Ella está muerta. La miro con temor, tumbada cerca a la puerta. Es tanto mi asombro que me quedo quieta, impávida, algo triste y consternada porque pensé que no me importaría nada cuando ella no estuviera. Pero está quieta, fría, luce algo triste, bastante yerta. Verla así me afecta, me oprime el pecho, me desconecta de la realidad alterna. No se que hacer. No consigo pronunciar palabra, las palabras ahora no importan nada, son vacías, no tienen sentido, ella se ha ido y se llevó su brío.

Es muy raro que después de muerta, pueda sentirla aquí tan cerca, a veces pareciera que si me quedo atenta, ella aparece junto a la puerta, me sonríe, me saluda, me alienta. En días como hoy estoy contenta, la siento a mi lado, me rodea con sus brazos, me toma de la mano, me hace pensar que esto es lo mío, que cuando ella se muestra, siempre me inspiro, que el mundo entero puedo describir con estas letras, que a veces se mueren, mueren con ella. Que siempre vuelven, de vez en cuando después de esas veces que llego a la casa y abro la puerta y allí la encuentro, la encuentro muerta, ella vuelve, quizás dudando, pero vuelve en esta forma que para mi es eterna.